NUEVO CURSO DE VELA 2: TIMONEL - Alberto Enguix

$3.872,00

24 cuotas de $536,58
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • El Pulpo Negro Av. Uruguay 802, San Isidro Atención de lunes a viernes de 13 a 18 hs. Tel. 54 11 4742 0848
    Gratis
IMPORTANTE: Información sobre envíos
Ediciones El Pulpo Negro no se responsabiliza por el transporte de la mercadería adquirida por el comprador. Su obligación como vendedor se limita al despacho del pedido a la oficina de correos o transporte, o la entrega del pedido al personal del correo o transporte que viniera a retirarlo del local del Pulpo Negro. Si la mercadería fuera devuelta al remitente, el comprador podrá retirarla de nuestro local en los horarios de atención al público dentro de los 30 días corridos de su arribo, pasados los cuales no tendrá derecho a reclamarla. Si optara por solicitar nuevo envío, el nuevo franqueo y empaque o cualquier gasto extra ocasionado correrá por cuenta del comprador.

En la mayoría de los veleros de mediano o pequeño porte el timonel tiene una doble tarea: conducir a la embarcación y resolver múltiples situaciones que puedan presentarse, dando para ello las instrucciones o voces de mando que sean necesarias para que su tripulación las ejecute.

En ese mismo tipo de embarcaciones la conducción se efectúa por medio de una caña o palanca que actúa sobre el timón. Pero, primera sorpresa, cuando se quiere ir a la izquierda este mecanismo se acciona hacia la derecha, y viceversa. Tampoco es sencillo ajustar la marcha del barco y el velamen con el viento por dos motivos: primero, obvio, que el aire es invisible y, segundo, nueva sorpresa, que nunca es el viento que sopla el que propulsa a un velero.

De modo que un timonel no sólo debe decidir cómo orientar a su barco durante la marcha, sino a qué tripulante encomendar determinada maniobra que necesite efectuar. Y eso implica un compromiso personal, porque debe saber quién, a bordo, está capacitado física o técnicamente, como para ejecutar su voluntad sin fallar.

Si luego algo no sale bien, no puede transferir a su subordinado su propia responsabilidad en no haber sabido elegirlo para esa tarea. A bordo de un yate de vela, mal que nos pese, no hay democracia: uno manda, y el resto obedece; no hay tiempo para el debate.

De lo que se desprende que nunca un timonel podrá desempeñar su tarea a la perfección y bajo la confianza que le trasmiten sus embarcados, si previamente no ha sido un buen tripulante.

Alberto Enguix es docente de velerismo, navegación y meteorología en diversas instituciones argentinas (entre ellas Centro Naval, Municipalidad de San Fernando, Yacht Club Argentino, Liga Naval, Club Motonáutico Argentino, Facultad de Ingeniería de la UBA). Diseñó y construyó veleros de regata. Ha recibido numerosas distinciones en competencias nacionales e internacionales. Es autor de 25 libros y folletos de técnica, historia de la navegación y estrategia para navegantes, de guías y cartas náuticas, y de más 2.900 artículos de su especialidad publicados en los más importantes diarios y revistas de Argentina y España.

Enviamos tu compra

Entregas a todo el país

Pagá como quieras

Tarjetas de crédito o efectivo

Comprá con seguridad

Tus datos siempre protegidos